Capítulo 53

El día tres de febrero, la víspera del primer día de primavera según el calendario japonés, se celebra el “Setsubun” o Noche de brujas. Midori había comprado semillas de soja para la ocasión y yo me moría de ganas por conocer algo más sobre la peculiar entrada de la primavera.

Ese día la gente arroja frijoles por la ventana, ya que, según la creencia, ostentan el poder de ahuyentar a los demonios y gritan conjuros como: Fuera los demonios, que entre la buena suerte. Algunas personas se disfrazan de estrambóticos ogros y los niños corren tras ellos persiguiéndolos y arrojándoles judías.

Al final, presa del entusiasmo general, acabé por agenciarme un puñado de exorcizantes frijoles y los lancé contra los diablos que huían despavoridos corriendo calle abajo. Quién sabe, a lo mejor funcionaba el sortilegio.